Fibras Naturales

El hogar es uno de los lugares donde más se aporta a la contaminación.

Entre la cocina, el baño y el aseo personal se genera una gran cantidad de residuos plásticos, en especial los llamados microplásticos. Los microplásticos son diminutos filamentos de plástico que se cuelan por las plantas de filtración de agua, y terminan en el cuerpo de agua más cercano por medio del desagüe. Estudios han encontrado trazos de microplásticos en peces, mariscos, aves, sal, entre muchos otros casos.

Desde el hogar aportamos mediante el uso de jabones que contienen esferas para exfoliar la piel. Telas como Poliester, Nilón y Acrílico, al lavarse con agua caliente o poca agua, liberan pequeños filamentos de fibras sintéticas (plásticas) que llegan al mar. La mayoría de las esponjas para limpiar están hechas de poliuretano. Este tipo de plástico es muy difícil de reciclar y, cuando se quema, libera sustancias peligrosas como los isocianatos y el ácido cianhídrico. Los cepillos de limpieza de plástico, con la fricción se van gastando, se rompen y se incorporan al agua.

Para evitar estos casos ofrecemos, con cepillos de fibras naturales como las de coco, cáñamo (hemp), sisal, fibra de bambú, entre otros...